Talibanes matan a 148 niños en ataque a una escuela en Pakistán – Internacional – Noticias | El Universo

http://m.eluniverso.com/noticias/2014/12/16/nota/4351266/aumentan-126-rehenes-muertos-pakistan

En este momento duele saberlo pero luego se nos pasará. Más que rasgarse las vestiduras ante esto, que es lo propio y lo normal que uno sienta, lo conmueva y lo hable (la vida se comunica a través de nosotros y nos pasa el grito y lo sigue pasando y eso está bien), se puede continuar siguiéndole la pista a estudios sobre la violencia, el nuevo mundo digital y el carácter de la experiencia humana.

Sé que Susan Sontag reflexiona sobre este fenómeno en dos textos: “sobre la fotografía” y en “ante el dolor de los demás”. También Martha Nussbaum en ” Compassion and Terror”. Ese lo tengo en un PDF que puedo compartir. Por supuesto que no son las únicas respuestas, comparto los caminos para pensar y abordar estos temas que he encontrado.

-Lo concreto no es leer y hablar nada más por supuesto, pero ir formando nuestro pensamiento sobre el tema siempre es parte fundamental del camino a la salida de las conversaciones de ocasión en las que el tema se nos va diluyendo entre el intento de comprender y el deseo de expresar y la propia velocidad y ritmo de la cotidianidad .-

Al lado tenemos a Venezuela, en Colombia sus propios regímenes de terror y México un poco más arriba (de aquellos casos más recientes y mediáticos). En Ecuador aún tenemos versiones infantiles de violencia. Estas nos cobran esos muertos más difusos que surgen de la falta de articulación y compromiso con el piso y la gente alrededor. Tengo la metafísica idea de que sólo comenzando por casa con seriedad podremos llegar a alcanzar a la gente que se nos va por violencia absurda en otro lugar. Tiene que ver con cultivar y la atención y cuidado a las semillas de respuesta que ya están ocurriendo.

En la tierra nueva, las lágrimas son fértiles, decía un sj que leí alguna vez. No deja de sonarme la concreción a la que llama el propio cuerpo cuando de alguna manera siente que ha sido lastimado en la carne de aquellos que sentimos cercanos o en el nombre de aquellos crímenes atroces que no dejan de chocarnos y llamarnos a pesar de la distancia.

Pongo la oración al final del texto.

Que no nos abrume la impotencia pero tampoco el sentimentalismo de ocasión. La violencia y la solidaridad son reflexiones que siguen llevándonos muchos años y creo yo, a veces con cauces buenos. Quién oyó a Teresa de Calcuta hablar de mucha teoría? O acaso tomó al fundador de la Cruz Roja demasiadas experiencias para moverse ante lo que veía? Espero poder escribir más sobre esto en algún momento.

///////

La tierra nueva

En la tierra nueva
las casas no tienen llaves
ni los muros rompen el mundo.
Nadie está solo.
No se habla mucho del amor,
pero se ama
con los ojos,
las manos,
y las entrañas.
Las lágrimas son fértiles,
la tristeza se ha ido
para no regresar,
y se ha llevado con ella
la pesada carga
del odio y los rencores,
la violencia y el orgullo.

Es extraña la puerta
que abre esa tierra:
es la sangre derramada
de quien se da sin límite,
es la paciencia infinita
de quien espera en la noche,
es la pasión desmedida
de un Dios entregado
por sus hijos; nosotros,
elegidos para habitar
esa tierra nueva.

José M. R. Olaizola, sj

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *