.

Lo político es inevitable. Toca a la vida buena, la manera en que definimos nuestras vidas como grupo humano. Sin embargo, es tan cansón y aburrido. Siempre se limita a hablar de lo que hizo fulano o zutano o fulana y zutana. Algo así como una cultura del chisme político pero no de lo propio, de lo sustantivo de lo político. Y sin embargo, no por ello deja de ser fundamental. ¿Cómo abordar el tema político sin apasionamientos baratos?, ¿sin posesiones de bandos?, ¿sin caer en excesos ideológicos? ¿o en abstracciones exageradas? Por lo pronto pensaba hoy:

¿Y si hablamos más de política y menos de políticos?

Tal vez sea un buen primer paso. No sé bien qué quiere decir eso. Pero por alguna razón tiene sentido para mí comenzar a pensarlo por ahí. Hablar más de política y menos de políticos quiere decir para mí perseguirla en las acciones y luchas que asoman en las acciones de los bandos o de las personas que tocan los temas de la vida buena de la ciudad o el país. Perseguir a las acciones de la gente, a lo que asoma en sus expresiones, diluye a las personas. Lo pienso algo así como mirar a Dios. Dios se asoma donde quiere y se mueve de un lugar a otro. Asoma y nos sorprende y nunca se queda sólo en quien nos agrada sino que también aparece en los gestos de las personas que nos desagradan. Perseguir a la política y menos a los políticos puede ayudar a bajar el lenguaje mediático en que se maneja el tema político. Esa manera en que enquistamos las discusiones sobre lo político en personas y que no nos lleva mucho más allá de defender o juzgar cosas en bloques innecesarios para los tiempos que vivimos.

No hay tiempo para peleas de bandos (o el autocontentamiento de quien “tiene razón”) cuando lo que se está quemando es la casa de todos.

2 pensamientos en “.

    1. Fernando Insua E.

      Antes me preocupaba más, ahora me preocupa menos. Dos ideas ahí: les discuto cuando puedo (haya receptividad) y también, porque me acuerdo de una frase de Adolfo Nicolas que decía algo así como: escuchamos el sonido de los árboles al caer pero no mientras están creciendo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *