El Bambú Japonés

Hay algo muy curioso que sucede con el bambú japonés: siembras la semilla, la abonas, te ocupas de regarla constantemente y durante los primeros meses nada sucede. En realidad nada sucede con la semilla durante los primeros siete años!, a tal punto que el cultivador inexperto estaría convencido de haber comprado semillas infértiles. Sin embargo, durante el séptimo año en un período de solo seis semanas la planta de bambú crece más de 30 metros, ¿Tardó solo seis semanas en crecer? No, la verdad es que se tomo siete años y seis semanas en desarrollarse. Durante los primeros siete años de aparente inactividad, este bambú estaba generando las raíces que le permitirían sostener su crecimiento. En la vida cotidiana, muchas veces queremos encontrar soluciones rápidas y triunfos apresurados sin entender que el éxito es el resultado del crecimiento interno y que este requiere tiempo. En muchas ocasiones estaremos frente a situaciones en las que creemos que nada está sucediendo. En estos momentos (que todos tenemos) es que debemos recordar al bambú japonés.

Si no consigues ver de inmediato los resultados de tu esfuerzo no desesperes… quizás solo estés echando raíces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *